carnatic

SS.Carnatic: El tesoro hundido del Mar Rojo

La historia del “Carnatic” comienza en Diciembre de 1862. Construido en Londres por la compañía Samuda Bros. Con 89m de eslora, 12m de manga, 8m de calado y un peso total de 1.776 toneladas, era impulsado principalmente por un motor de vapor de 4 cilindros, alcanzando una potencia máxima de 2.442 caballos de potencia, uno de los más rápidos de la época.
Así mismo tenía dos mástiles de 19 metros de altura, para las 4 velas cuadradas típicas de esa época y que podía usar de apoyo al motor de vapor. Fue un buque diseñado para el trasporte de mercancías y en ocasiones, para el trasporte de personas, aunque fueron contadas las veces que se uso con este fin.

El Carnatic fue uno de los más famosos y elegantes navíos híbridos de la época.

En marzo de 1863 quedó registrado bajo el nombre de “SS.Carnatic” propiedad de la compañía P&O y se convirtió en un símbolo bajo el mando del capitán PB Jones, uno de los oficiales más famosos y hábiles de toda Inglaterra. El navío realizaba la ruta Londres – Bombay – Shangai, cruzando el Mar Mediterráneo, el Canal de Suez y el Océano Indico.

En septiembre de 1869 el Canal de Suez estaba todavía en construcción y los cargamentos eran descargados en Alejandría, donde viajaban unos 320km por tierra hasta Suez, para cargarlos en otro buque en el Mar Rojo, de esta forma ahorrar el costoso y peligroso viaje por el Cabo de Bueno de Esperanza.

El 12 de septiembre de 1869 comenzó lo que terminó siendo su último viaje desde Suez, con un destino previsto a Bombay bajo el mando del capitán PB Jones, con 176 tripulantes y 34 pasajeros, transportaba un cargamento de vino, fardos de algodón y unos 40.000$ en oro.

La tripulación estaba formada por oficiales extremadamente jóvenes, por lo que el capitán Jones se mantuvo al mando aún cuando sufría una continuada falta de sueño. Durante todo el día mantuvo una velocidad constante de 11 nudos, hasta que las 23:40 de la noche avistó la luz de Ashrafi. La noche era clara, con una ligera brisa y el mar estaba en calma. Por un error de cálculo del Segundo Oficial, la ruta se desplaza a 51º en lugar de 46º como había ordenado Jones. A los pocos minutos, marineros en cubierta avistan arrecifes en babor y gritan desesperados “todo a estribor”. Comienza la maniobra para evitar la colisión, pero es demasiado tarde, el Carnatic golpea contra el arrecife de Sha’ab Abu Nuhas por babor y se abré una brecha en el casco de unos 7 metros, quedando atrapado en el arrecife con más de medio barco en la parte superior del mismo.

carnatic

Ilustración del hundimiento. Fuente: wikipedia

Trabajos de recuperación de la carga del Carnatic.

El Capitán Jones fue inmediatamente alertado por sus oficiales y subió al mando para evaluar la situación e intentar salvar al buque, los pasajeros y todo su cargamento. Rápidamente el agua empezó a entrar en las bodegas de proa del barco. Lo primero que ordena es empezar a bombear el agua y deshacerse de la carga de algodón para aligerar el navío, el Capitán confiaba en mantener el carguero a flote.

Durante más de 30 horas toda la tripulación estuvo luchando para mantener el buque a flote. El miedo a hundirse se iba poco a poco apoderando del pasaje que insistían a Jones para que los trasladase a la pequeña isla que se veía detrás de ellos. Pero el Capitán, sabía que el “Sumatra”, otro carguero de la misma compañía, debería pasar por el mismo punto y que habría salido apenas unas horas más tarde que ellos desde Suez, pero lo que no sabía es que se había retrasado su partida en cuatro días, ya que la mercancía que debía transportar no había llegado al puerto. Ordenó a sus vigías otear el horizonte día y noche en busca del Sumatra pero nunca lo vieron.

El agua iba ganando la batalla. A las 9 de la noche del día 14 de Septiembre de 1869, el Carnatic empezó a pivotar sobre la quilla debido al peso que ejercía el agua en sus bodegas, debilitando la estructura del carguero. Subestimando las heridas que había causado el coral en el casco del Carnatic, Jones ordenó que se sirviera la cena con normalidad, a pesar de que algunos pasajeros suplicaron que se les permitiera llegar hasta la isla de Shadwan en lanchas salvavidas. Todos los pasajeros acataron las ordenes del Capitán y  disfrutaron de una cena suntuosa, para muchos, sería la última de sus vidas. A las 2 de la madrugada, el agua llego finalmente a las calderas y el buque se quedó sin electricidad.

Carnatic Mar Rojo

Ilustración del pecio SS Carnatic.

Al amanecer el estado del mar comenzó a cambiar y el oleaje arremetían contra el mercante, al mismo tiempo la bodegas estaban ya completamente inundadas. A las 11 de la mañana del día 15 de Septiembre de 1869, la situación era insostenible y Jones ordenó, muy a su pesar, empezar a desembarcar, pero ya era tarde. Las primeras mujeres y niños empezaron a desembarcar en las lanchas salvavidas, repentinamente, el Carnatic se partió por la mitad. La popa se hundió rápidamente junto a 5 pasajeros y 26 tripulantes.

Julio Verne en su libro “La vuelta al mundo en 80 días” hace mención a este famoso navío, Phileas Fogg tiene la intención de viajar en el desde Hong Kong a Yokohama, pero no llegó al embarque.

La proa ahora mucho más ligera se balanceaba al antojo del oleaje y el pasaje luchaba por sus vidas. Decenas de personas trataban de evacuar el barco cuando fueron engullidas por la onda de retorno del hundimiento de la popa, todos fueron rescatados gracias a la valentía de la tripulación y algunos pasajeros. Uno a uno los supervivientes fueron transportado a las 7 lanchas salvavidas de las que disponía el buque. Remaron casi 5km hasta la isla de Shadwan, con muchos problemas, finalmente llegaron al resguardo de la isla y la suerte quiso que varios de los fardos de algodón que habían arrojado estuvieran varados en la isla. El algodón, estaba seco por lo que lo usaron para calentarse durante
la noche y cuando finalmente avistaron el Sumatra lo quemaron para realizar señales de humo, un día y medio más tarde del hundimiento. El Sumatra rescató a los supervivientes del naufragio incluido el Capitán Jones y puso rumbo nuevamente a Suez.

Jones fue llamado desde Inglaterra para hacer frente a una investigación de la Junta de Oficiales de la Marína Mercante del Reino Unido. Finalmente Jones fue suspendido durante 9 meses, pero nunca más volvió a surcar los mares. Treinta y cuatro personas perdieron la vida en este dramático hundimiento.

Bucear el SS.Carnatic

El Carnatic es una hermosa ruina del siglo XIX  y es uno de los pecios conocidos más antiguos del Mar Rojo. Su profundidad hace que sea accesible a todos los niveles de buceo ya que se encuentra a una profundidad de entre los 12 y los 26 metros.

Para acceder al Carnatic, en el 90% de las ocasiones deberemos hacerlo en zodiac ya que se encuentra en la cara norte donde el posible oleaje golpea el y el amarre del barco es poco recomendado. El trayecto es corto rodeando por la cara oeste el arrecife.

El pecio se encuentra divido en dos partes muy diferenciadas, proa y popa, con la estructura del casco a lo largo de estas dos zonas principales. La penetración en las bodegas es fácil, teniendo mucho cuidado de no tocar los corales blandos que colonizan completamente las cuadernas de sus cubiertas.

En las bodegas de proa se puede aún ver los restos de botellas de vino que trasportaba. En la popa su castillo, timón y hélice de tres aspas son un reclamo único para los photosub. Morenas gigantes, tortugas, peces cristal, nudibranquios, peces pipa, murcielagos y otros peces de arrecife del Mar Rojo han hecho de este pecio su casa. Incluso en algunas ocasiones, familias de delfines acompañan a los buceadores en su recorrido por este tesoro hundido tan especial.

Carnatic

Ambiente del Carnatic. Foto: dive.nl

coral mar rojo

Vista desde la proa. Foto: Youtube